¿Qué es el autoconsumo para comunidades?

¿Qué es el autoconsumo para comunidades?
Aunque el autoconsumo energético está presente entre nosotros desde hace ya varios años, la disminución de los precios debido al desarrollo tecnológico ha permitido un auge en el sector en los últimos tiempos. Si bien se suele abordar este tema únicamente desde el usuario individual, debemos conocer que existe también el consumo colectivo o autoconsumo para comunidades.

¿Qué es el autoconsumo para comunidades?

Como recoge el Real Decreto que regula el autoconsumo desde 2019, el autoconsumo colectivo consiste en la instalación de un sistema de producción de energía por parte de un grupo de consumidores—como una comunidad de vecinos— para beneficiarse en conjunto de la energía eléctrica producida.
La opción más extendida es el uso de placas fotovoltaicas que convierten la luz solar en energía eléctrica, para lo cual, además de las placas, se instalan un medidor comunitario y uno particular por cada propiedad para poder medir el consumo individual.

Beneficios

Ahorro

Evidentemente, uno de los mayores motivos para decantarse por este tipo de consumo es el ahorro que nos puede generar. Se estima que este puede alcanzar hasta un 50% en comparación con el consumo de energía eléctrica comercial.

Retorno de la inversión

Si bien la inversión inicial podría parecer una traba, se debe de tener en cuenta que es asumida y repartida entre todos los vecinos involucrados; además, esta inversión se recupera en un mediano plazo, estimado en entre 5 y 7 años.

Posibilidad de acogerse a subvenciones

Por otro lado, hay que tener en cuenta que existen diversas subvenciones estatales para incentivar este tipo de proyectos. Así, por ejemplo, hay ayudas a las instalaciones de autoconsumo, descuentos en el IBI e incluso deducción del IRPF.

Sistema de compensación

Además de los beneficios ya mencionados, la comunidad tiene la posibilidad de acogerse al autoconsumo con excedentes y compensación, a través del cual se recupera parte de la inversión revirtiendo a la red eléctrica la energía sobrante producida, lo que se traduce en descuentos en la factura de luz de la comercializadora.

Independencia energética

El autoconsumo energético da a los vecinos mayor independencia, pues además de poder recibir una compensación por su excedente de energía, pueden optar por desconectarse completamente de la red eléctrica comercial.

Aumenta el valor de la comunidad

Algunos estudios—como el del Laboratorio Nacional de Energías Renovables de Estados Unidos (NREL)—indican que el valor de una propiedad se incrementa entre 3 y 4% si cuenta con instalaciones de autoconsumo energético, además de poder venderse hasta 20% más rápido que una propiedad sin estas instalaciones.

Respeto al medio ambiente y consumo sostenible

Finalmente, aunque probablemente más importante, la instalación de sistemas de autoconsumo tiene un impacto positivo directo en el medio ambiente, al hacer uso de energías renovables como la solar.
Así pues, convertir nuestras a nuestra comunidad de vecinos en una que aproveche el autoconsumo trae consigo tanto un impacto económico como en nuestro entorno, al pasar a un consumo energético más respetuoso con el medio ambiente.