Energías no renovables: ventajas e inconvenientes

Energías no renovables: ventajas e inconvenientes
Las energías no renovables son fuentes de energía finita, es decir que tienen una reserva limitada que disminuye a medida que se consume. Aunque tienen algunas ventajas, como su generación ininterrumpida o su facilidad de almacenamiento, van dando paso a energías alternativas con un menor impacto en el medio ambiente.

¿Cuáles son las energías no renovables?

Son aquellas que, aunque originadas de manera natural, no se regeneran por sí solas y se encuentran en cantidades limitadas en regiones específicas del planeta. Algunas de las energías no renovables de mayor uso a nivel global son el petróleo, el gas natural, el carbón o la energía nuclear.
Debido a que se vienen utilizando desde hace muchas décadas —e incluso siglos— hay mucha tecnología dependiente de este tipo de energías.

Beneficios de las energías no renovables

Generación ininterrumpida: a diferencia de las energías renovables —que dependen de una fuente que suele ser intermitente— estas energías no dependen de fenómenos atmosféricos ni físicos, por lo que se pueden extraer de manera continua mientras existan reservas.
Fácil almacenamiento: en comparación con las energías renovables, cuyo almacenamiento está aún en desarrollo, las energías no renovables tienen mayores posibilidades de almacenamiento.
Mayor desarrollo: debido a que llevan más tiempo siendo utilizadas, tenemos un mayor conocimiento sobre ellas y mayor tecnología funcionando con ellas.

Desventajas de las energías no renovables

Contaminación en la producción: la generación de este tipo de energía perjudica el medio ambiente, tanto en su extracción como en su producción o refinamiento.
Contaminación por su uso: el consumo de estas energías, en particular del petróleo y carbón, es más contaminante que otro tipo de energías, afectando directamente al medio ambiente con la producción de CO2 y gases contaminantes.
Costo de producción: producir este tipo de energías requiere de un mayor costo que las energías renovables, que dependen de fuentes presentes en el ambiente, como el sol o el viento.
Así, si bien las energías no renovables presentan algunas ventajas sobre las renovables, tienen un mayor impacto en el medio ambiente que las energías renovables, inagotables y limpias, con apenas afectación del medio ambiente.
Si quieres conocer más sobre cómo aprovechar ambos tipos de energías de la mejor manera, optimizando su uso para mantener un planeta más saludable y limpio, puedes solicitar los servicios que enerGo Consulting pone a tu disposición, adaptados a tus necesidades de consumo y con asesoría personalizada.