Claves para ahorrar en tu factura de gas

Claves para ahorrar en tu factura de gas
¿Recibiste la factura del gas y sientes que cada mes consumes más que el anterior? Si bien controlar el precio del gas no está en nuestras manos, sí hay acciones que podemos realizar para controlar nuestro consumo y con ello, nuestro gasto en la factura a fin de mes. La mayoría de estas acciones son muy fáciles de implementar y tienen un impacto directo en nuestros bolsillos, con lo cual disfrutar del gas en nuestro hogar terminará por ser aún más placentero.

11 Consejos que te harán ahorrar en tu próxima factura de gas

Aprovecha la luz solar

Aunque pueda parecer obvio, a veces lo olvidamos. Sin embargo, aprovechar este recurso gratuito generará un ahorro inmediato en nuestro consumo. Basta con abrir las cortinas o subir las persianas para conseguir que la temperatura interior aumente unos grados, evitando así utilizar la calefacción gran parte del día.

Utiliza el termostato correctamente

A veces exageramos con la temperatura y tanto el calor como nuestra cuenta de gas se disparan. La temperatura recomendada es de unos 20ºC para estar a gusto en el día y unos grados menos en la noche, cuando estamos tapados en la cama.

Verifica el aislamiento de puertas y ventanas

Asegurarse de contar con un buen aislamiento resulta vital para no dejar escapar la calefacción y mantener la temperatura dentro del hogar. Si además bajas las persianas completamente al atardecer, podrás evitar que el calor ganado al sol se vaya.

Mantén los radiadores descubiertos

Colocar muebles cerca de los radiadores o secar la ropa húmeda sobre ellos es más común de lo que piensas, pero hacerlo no permite su correcto funcionamiento, incrementando nuestro consumo.

Abrígate

Podría parecer obvio o simplista, pero utilizar ropa adecuada dentro de casa puede ayudarnos a no forzar nuestra calefacción. Recuerda aplicarlo también a la ropa de cama.

Consume menos agua en la ducha

Considerando que se pueden gastar unos 7 litros de agua por minuto en una ducha —varios de los cuales debieron ser calentados antes de caer por la regadera— cerrarla mientras nos enjabonamos ayudará también a reducir la factura del gas.

Revisa tu caldera…o cámbiala

Darle un buen mantenimiento anual a tu caldera repercutirá en un óptimo rendimiento, evitando el gasto innecesario de gas. Además, si la tuya tiene ya algunos años, podrías contemplar la posibilidad de renovarla por una más moderna de bajo consumo.

Corrobora el funcionamiento de tus radiadores

Se recomienda sacar el aire a tus radiadores al menos una vez al año para evitar burbujas de aire que impidan el paso del calor.

Redistribuye los radiadores

Además de darles mantenimiento, tener los radiadores correctamente ubicados nos permitirá lograr un mejor consumo de gas. Lo mejor es que estén colocados debajo de ventanas.

Ventila tu casa

Quizás te parezca raro, pero ventilar tu casa para renovar el aire ayuda al buen uso de nuestra caldera. Recuerda siempre hacerlo con la calefacción apagada para no consumir gas innecesariamente.

Disminuye la temperatura de lavado

Seguro ya estabas al tanto que la lavadora es uno de los electrodomésticos que más energía consume. ¿Pero sabías que el 80% de la energía que consume se va a calentar el agua? Usa ciclos más fríos y verás el ahorro.
Siguiendo estos simples consejos verás cómo tu factura de gas disminuye sin que pases frío. Y si necesitas asesoría energética para detectar mayores oportunidades de ahorro, ingresa aquí.